Los cursos online pueden ser populares, pero la gente sigue difundiendo mentiras sobre ellos y lo que supone estudiarlos, los malvados. Vamos a intentar distinguir la realidad de la ficción.

1. No se estudian titulaciones reales

Puede que pienses que los cursos online son más propensos a cubrir cosas como «encender el horno, nivel 3» o «atarse los cordones de los zapatos, nivel 7» y otros temas ridículamente simples. Al fin y al cabo, no se puede obtener una cualificación adecuada desde casa, ¿verdad?

Pues sí, en realidad sí se puede. La formación a distancia puede abarcar una serie de cualificaciones, desde las profesionales/prácticas hasta las académicas en varios niveles. Tanto si quieres empezar con un curso básico y ver cómo te desenvuelves, como si quieres aprender algo más avanzado, hay un curso para ti.

2.Conexión

Uno de los mayores mitos es el de que serás un «tocho sin compañeros» al estudiar online. Que te sentarás solo en tu pijama durante horas sin más compañía que una taza de té fría y Jeremy Kyle de fondo (y nadie quiere eso).

Muchos cursos online, sin embargo, ofrecen foros en los que los estudiantes pueden interactuar entre ellos, hablar de las cosas que no entiendes, de cómo encontrar el curso o incluso organizar una reunión.

Muchas instituciones también te animan a venir al campus mientras estudias para que no te sientas solo y puedas tener una experiencia universitaria/colegial.

3.Son muy caros

No hace falta ser tan rico como la familia real para hacer un curso a distancia. De hecho, todos los cursos que aparecen en FutureLearn son completamente gratuitos, por lo que no tienes que empezar a picar dinero en el sofá para aprender algo.

4.No tienes apoyo

Uno de los mitos que más miedo da es el de que tienes que hacerlo todo tú. Y se te perdonaría por creer este mito común; después de todo, no tienes un profesor delante, que suele ser la primera persona a la que preguntas cuando te atascas.

Pero el hecho de que no estés sentado en una incómoda sala de conferencias no significa que estés solo. Con los cursos online, seguirás recibiendo el apoyo de un tutor. Tanto si no entiendes un módulo como si necesitas una ampliación de esa redacción que ya deberías haber empezado, siempre habrá alguien que te guíe en el curso.

5.Es más fácil

Si quieres hacer un curso online porque crees que es más fácil, piénsalo mejor. Son exactamente los mismos cursos que la escuela, con módulos que aprender y una carga de trabajo que gestionar.

El aprendizaje a distancia puede ser realmente más difícil, ya que necesitas estar lo suficientemente motivado para trabajar por tu cuenta en lugar de ser regañado por un profesor.

6.Esto no te dará trabajo

Las calificaciones que obtienes en los cursos online son tan válidas como las que obtienes en el campus. Así que los empleadores no te mirarán de reojo sólo porque sea un curso online, sino que probablemente admirarán el hecho de que estés lo suficientemente motivado y dedicado como para completar el curso en primer lugar.

Ahora ya lo sabes, ¡estudiar un curso a distancia no es ninguna tontería, sino que te ofrece infinidad de oportunidades para que puedas cumplir tus objetivos! En Udeka ponemos a tu disposición los mejores cursos online para que puedas formarte en aquello que más te interesa.