Escribir un guión es muy diferente a escribir un cuento o una novela. Los guionistas no disponen de uno o dos capítulos para introducirse en la historia, sino que los primeros minutos del guión deben atraer al público de inmediato. Sigue leyendo para conocer sencillos consejos e ideas que pueden ayudarte a escribir un guión atractivo.

Consejos e ideas sencillas para escribir un guión atractivo

Mucha gente cree que una película, un programa de televisión o una obra de teatro funcionan mejor cuando tienen actores famosos en el reparto. Sin embargo, ni siquiera las estrellas millonarias pueden hacer que un programa funcione si el guión es aburrido o poco interesante. Estas ideas para contar historias y seguir el proceso de escritura pueden ayudarte a convertir un guión que tienes en el cajón de tu escritorio en la mejor película del próximo año.

Mantén la trama principal simple

Complicar la estructura de la trama no es el punto de partida cuando quieres que tu guión sea atractivo. Un buen comienzo capta y mantiene la atención del público; un final emocionante hace que el guión sea memorable. Si hay demasiadas cosas, el público no lo entenderá.

Si realmente quieres que tu trama sea distintiva, juega con flashbacks y flash forwards mientras mantienes la trama estable. Pero la clásica montaña argumental es un clásico por una razón: el público la adora.

Escribe un personaje al que apoyar (o contra el que luchar)

Tanto si le pides al público que vea el piloto de una comedia corta como un largometraje, quieres que se involucre en el viaje de tu protagonista. No siempre tienen que ser extremadamente simpáticos, pero sí interesantes. De hecho, los defectos del personaje pueden añadir un toque más de realidad y hacer que el público empatice.

Por otro lado, los antagonistas también deben ser lo suficientemente atractivos para que el público sienta tensión. Si tú, como escritor, te preocupas por los personajes, el público también se preocupará. Desarrollar los antecedentes, los gestos y las frases hechas de cada personaje es importante en cualquier guión, pero especialmente cuando se escriben varios episodios de una serie de televisión.

Hazlo visual

Los guiones se distinguen de la prosa porque permiten al público ver la historia mientras se desarrolla. Las largas conversaciones con diálogos ingeniosos pueden quedar muy bien en la página, pero hacen que la escena sea aburrida de ver. Añade detalles visuales sobre lo que el público puede ver, y haz que tus escenarios y acciones sean lo más interesantes posible.

Confía en tus actores

Si el proceso de casting va bien, tendrás un equipo de actores con talento para dar vida a tu guión. Pero demasiadas acciones pueden limitar el alcance de los actores, haciendo que tu película, espectáculo u obra de teatro resulte plana. Mantén tu historia lo suficientemente interesante como para que los actores tengan mucho espacio para jugar con sus personajes en los escenarios que has creado para ellos.

Limítate al límite de páginas

Es difícil atraer al público con un guión muy largo. Por lo general, una página de guión equivale a un minuto en la pantalla o el escenario. Los guiones de películas y obras de teatro deben tener unas 100 palabras para captar la atención de los productores y del público. Los guiones de televisión pueden durar entre 30 y 80 minutos, según la duración del episodio.

Investiga

Cuando decidas qué tipo de guión quieres escribir, investiga. Si quieres escribir una obra sobre la policía, estudia los procedimientos policiales. Una obra sobre la reina Isabel requiere investigar sobre la época isabelina. Mira películas, programas y obras de teatro del mismo género para aprender más sobre el mundo que quieres crear (sin plagiar, por supuesto).

Establece en un horario

Algunos escritores prefieren las sesiones matutinas; a otros les gusta trasnochar para escribir. En cualquier caso, encuentra tu momento más creativo del día y resérvalo para escribir. Si te bloqueas, pasa a otra escena (o proyecto) y vuelve a ella más tarde. Intenta no tomarte más de un día de descanso seguido.

Conviértete en un ávido espectador

Si quieres escribir películas, tienes que verlas. El mismo consejo es válido para la televisión y la dramaturgia. Mira de todo: películas muy aclamadas, programas de televisión mal recibidos y pequeñas obras de teatro locales. Determina qué hace que las buenas sean agradables y qué hace que las malas sean aburridas. Consulta esta lista cuando escribas tu propio guión.

Lee todos los guiones que puedas

Los grandes escritores de novelas son grandes lectores de novelas. Eso no significa que los guionistas y dramaturgos estén exentos de ello. Lee un guion tras otro para aprender lo que funciona y lo que no. ¿Qué partes son las más atractivas para ti como lector? Si estuvieras viendo este guión, ¿qué parte sería tu favorita?

Si aplicas todos estos consejos, conseguirás mejorar la forma de redactar tus guiones sin ninguna duda. Con todo, la forma más rápida de mejorar y progresar como guionista es formarte con un curso especializado donde cuentes con la ayuda de profesionales que te puedan aconsejar y resolver todas tus dudas. Por eso, en Udeka ponemos a tu disposición los mejores cursos de guión audiovisual, para que puedas alcanzar tus objetivos. ¡No esperes más!