Es posible que, si estás interesado en UX, siempre estés intentando aprender nuevas cosas. Sin embargo, no todo vale y no todo es bien recibido por el usuario. Por eso, en este artículo te contamos qué es aquello que no deberías hacer bajo ningún concepto.

1. Continuidad forzada

La continuidad forzada es uno de los patrones oscuros más comunes. Lo más probable es que hayas sido su víctima al menos una vez. A cambio de una prueba gratuita, le das a una plataforma los datos de tu tarjeta de crédito.

Simplemente cancelaré la prueba cuando se acabe, piensas.

¿El problema? Estas empresas dificultan al máximo la cancelación de la suscripción. No te recuerdan que tu periodo de prueba está a punto de expirar, y cuando consigues recordarlo, a menudo te obligan a pasar por un proceso de cancelación confuso y frustrante.

Revisé recientemente mi extracto bancario y me di cuenta de que he estado pagando por HBO Go durante los últimos seis meses. Claro, HBO ha conseguido mi dinero durante seis meses, pero a un precio elevado. Ya no me fío de la compañía.

Además de la fidelidad del cliente, hay otra razón comercial para abandonar este modelo. Requerir una tarjeta de crédito para inscribirse en una prueba añade fricción, por lo que verás menos inscripciones. Muchos usuarios que han sido quemados antes (como yo) se saltarán la prueba por completo. En última instancia, su tasa de conversión será normalmente más alta si pide los detalles de pago al final de la prueba.

Es bastante difícil evitar los correos electrónicos promocionales, y darse de baja es aún más difícil. La informática Lea Verou creó Spot the Unsubscribe para documentar las opciones complejas u ocultas escondidas en la parte inferior de los correos electrónicos promocionales.

Amazon, por ejemplo, es un poco tramposo, estilizando su enlace de cancelación de suscripción de una manera que contrasta significativamente menos con todos los demás enlaces. Como puedes ver, es bastante difícil encontrar este enlace.

Puede que tengas la tentación de enterrar tu enlace de cancelación de la suscripción, pero ten en cuenta que normalmente no son los suscriptores comprometidos los que intentan darse de baja de tus correos electrónicos, y de todas formas no convierten en porcentajes altos.

Si te preocupa que tu tasa de des-suscripción sea demasiado alta, ofrece configuraciones de suscripción. Los destinatarios que pueden controlar el contenido y la frecuencia de sus correos electrónicos tienden a estar más comprometidos y satisfechos.

4. Spam de amigos

Según Harry Brignull, consultor de UX y fundador de Dark Patterns, el spam de amigos se refiere a una técnica en la que un sitio web o un juego te pide tus credenciales de acceso por una razón supuestamente inocua, pero luego publica desde tu cuenta sin tu conocimiento o permiso.

¿Piensas que sólo las empresas turbias se dedican al spam de amigos? Piénsalo de nuevo. LinkedIn se enfrentó a una demanda de 13 millones de dólares en octubre de 2015 porque su función «Añadir conexiones» interceptaba las direcciones de correo electrónico de los usuarios y luego enviaba repetidamente mensajes a sus contactos para conectarlos en la plataforma.

Las víctimas dijeron que era casi imposible impedir que LinkedIn enviara estos mensajes.

Aunque LinkedIn se ha comprometido a ser más transparente con los usuarios, no es la única plataforma de redes sociales popular que emplea el spam de amigos.

Facebook comenzó recientemente a iniciar automáticamente nuevas conversaciones entre dos usuarios que acababan de hacerse amigos. Cuando acepto una solicitud de amistad de Juan Pérez, recibo una notificación diciendo que tengo un nuevo mensaje de Juan Pérez, y Juan Pérez recibe una notificación diciendo que tiene un nuevo mensaje mío.

Aunque probablemente puedas evitar el destino de LinkedIn, el spam de amigos sigue teniendo un alto coste. Cuando tus usuarios descubran el engaño, se sentirán engañados. Nuestras identidades sociales se están convirtiendo rápidamente en nuestras identidades, y punto. Si te apropias de estas identidades con fines lucrativos, pierdes toda la credibilidad.

La UX oscura puede impulsar tu cuenta de resultados a corto plazo. Pero en última instancia, estos patrones son malos para el negocio, así que no explotes el lado oscuro.

Así que ya sabes, si quieres tener éxito en tu estrategia de UX, no utilices estos trucos sucios. Y si quieres seguir aprendiendo para convertirte en el mejor, en Udeka ponemos a tu disposición los mejores cursos de UX para que sigas mejorando y consigas tus objetivos. ¿A qué esperas? ¡Contacta con nosotros!