Los DJs están en la cima del mundo de la música en nuestra sociedad moderna. Vaya a cualquier ciudad importante y verá a los DJs encabezando los principales conciertos, festivales y demás. Si visitas Las Vegas, verás que casi todos los grandes hoteles tienen un DJ residente, además de tener carteles por toda la ciudad.

Algunos sostienen que para ser DJ no hace falta tener conocimientos musicales, pero eso está muy lejos de la realidad. Hay que saber trabajar con diferentes equipos y programas profesionales. Por no hablar de que hay que tener conocimientos técnicos. Esto no es algo que se aprenda de la noche a la mañana. Aun así, todo se puede conseguir con una formación adecuada. Así que, ¡en este artículo te contamos 5 beneficios de trabajar con DJ profesional!

1. No hay código de vestimenta

Lo único que tiene el trabajo por cuenta ajena es que tienes que vestir lo que ellos consideran apropiado. Si trabajas en una oficina, tienes que llevar un atuendo profesional. Si trabajas en un restaurante, probablemente tengas un uniforme. Cualquiera de las dos opciones puede parecer un poco restrictiva.

Por ejemplo, si necesitas ropa profesional, puedes esperar gastar una buena parte de tu sueldo en ropa. ¿Por qué? Bueno, si ves a las mismas personas en la oficina, no querrás llevar lo mismo todos los días. No quieres que la gente piense que sólo tienes un top y un par de pantalones.

Además, si te reúnes con clientes, tienes que llevar ropa que demuestre que estás orgulloso de tu aspecto, y eso no ocurre si llevas algo de la beneficencia. Las camisas, pantalones y trajes a medida no son baratos. Además, hay que tener en cuenta el coste de la limpieza en seco para mantener su nuevo aspecto.

Puede ser muy costoso. Por otra parte, si tienes que llevar un uniforme, se espera que lo cuides. Y, seamos realistas, la mayoría de la gente se siente mal llevando un uniforme. ¿No preferirías llevar tu par de vaqueros favoritos, unos zapatos cómodos y un top llamativo?

Pues bien, cuando eres DJ, no tienes un código de vestimenta. De hecho, puedes expresar tu estilo personal. Además, tu público lo espera. Si quieres llevar lentejuelas, puedes hacerlo. Si quieres llevar un mono, puedes. Todo depende de ti.

2. Puedes trabajar para ti mismo

Otra ventaja de la carrera de DJ es que puedes trabajar para ti mismo. Puedes elegir las actuaciones que quieres hacer y negociar tu sueldo. Por supuesto, trabajar para ti mismo no es necesariamente un paseo por el parque. Pero, si eres bueno en lo que haces, puedes conseguir una tarifa por hora o un pago por actuación muy competitivos.

Eso no ocurre cuando trabajas por cuenta ajena. Incluso si te conviertes en un gran trabajador, los aumentos son escasos. Si tienes suerte, tu jefe puede darte una tarjeta regalo por valor de 15 euros. Por eso, la mayoría de la gente sueña con trabajar por su cuenta.

3. Te pagan por hacer lo que te gusta

Cuando pases de practicar en el sótano de tu familia a un trabajo remunerado, sentirás un subidón natural. De repente, te pagan por tu afición favorita. No hay mejor sensación en el mundo.

Además, es muy agradable ver a tu público disfrutando de tu música. Si empiezas a acumular seguidores, puedes esperar empezar a tocar en el circuito profesional, que es cuando entra en juego el dinero grande. Después de eso, se puede ir a una residencia en un club de gran volumen.

Lo siguiente que sabes es que estás saliendo con gente famosa. Y todo empezó cuando le pediste prestado el tocadiscos a un amigo.

4. Comparte tu amor por la música

Es cierto que la gente tendrá peticiones, pero te metiste a DJ porque te gusta la música. Seguramente también te gusta estar al tanto de las canciones más populares de la actualidad. Como DJ, puedes pinchar y estrenar música que nadie ha escuchado antes y contribuir a su popularidad.

También tienes el poder de ayudar a los artistas en apuros. Es una buena sensación cuando ayudas a alguien a avanzar en su carrera musical. Y lo que es más, conocerás a un montón de gente con ideas afines que ama la música tanto como tú.

Es muy divertido descubrir que otras personas disfrutan del mismo tipo de canciones que tú.

5. Impacta en la cultura

Algunos de los DJs más famosos del mundo, como David Guetta, Steve Aoki, Carl Cox y Nina Kraviz, se han convertido en nombres muy conocidos e influyen en la cultura popular. Se puede escuchar su música en muchas de las listas musicales mundiales, y estos DJs viajan por todo el mundo además de tener residencias en los mejores clubes del mundo.

Sus fans vuelan desde todo el mundo sólo para escucharlos mezclar. No se limitan a poner discos, sino que los cambian.

Bonus: Pensamiento final

Si te gusta hacer bailar a la gente, convertirte en DJ puede ser tu camino. Como puedes ver, hay muchas ventajas, entre ellas que te paguen por hacer lo que te gusta.

Como ves, convertirte en DJ profesional tiene muchas ventajas. Si tú también quieres convertirte en uno pero te falta formación, en Udeka ponemos a tu disposición los mejores cursos de DJ para que puedas cumplir tus sueños. ¡No esperes más!