La entrada en la industria cinematográfica es notoriamente competitiva: muchos puestos de trabajo en el cine no se anuncian de la forma tradicional, las cualificaciones son tan importantes como la experiencia, y los cursos para cineastas no están fácilmente disponibles. Sin embargo, con la preparación adecuada y paciencia, seguramente acabes por conseguir tus objetivos. ¡Te contamos las principales salidas laborales en la industria del cine!

Director de cine

El trabajo más popular entre los cineastas y crucial para la finalización de cualquier película: los directores son responsables de supervisar y reunir todos los aspectos del proceso creativo. Esto incluye la gestión de los presupuestos, la celebración de reuniones con todos los departamentos durante las fases de planificación, ejecución y postproducción del rodaje, y la comunicación de su visión de la película con precisión y eficacia.

Para un puesto como este, debes tener una gran capacidad de comunicación, un enfoque justo pero firme a la hora de dar instrucciones, una excelente gestión del tiempo y la capacidad de resolver problemas bajo presión.

Director de fotografía

El director de fotografía trabaja con el director de cine para crear escenas de acuerdo con su visión. Dirige los equipos de cámara e iluminación en el plató, toma decisiones artísticas y técnicas y revisa el material en la fase de postproducción. Necesitan un conocimiento profundo de los equipos de cámara e iluminación y de lo que funciona y lo que no en determinados rodajes, un excelente ojo para los detalles, la capacidad de tomar decisiones acertadas con rapidez y una buena disposición para dar y recibir instrucciones. También se encarga de supervisar a los equipos de rodaje, pero si el director tiene intenciones concretas, puede tener muy poca influencia en la forma de rodar una escena.

Productor de cine

Supervisarás el proceso creativo de una película desde su concepción hasta su finalización, trabajando estrechamente con el director para tomar decisiones artísticas y técnicas sobre el rodaje, los presupuestos y la postproducción. Se requiere un gran dominio de los números, excelentes dotes de liderazgo y la capacidad de tomar decisiones acertadas bajo presión para garantizar que la producción se desarrolle sin problemas.

Para progresar hacia este puesto de liderazgo como productor de cine, deberá tener verdadera pasión y creatividad, realizar prácticas y hacer contactos en cada oportunidad. Es posible que tenga que empezar en un papel subordinado, como corredor o investigador de programas, para poner el pie en la puerta.

Editor de películas

Un montador de películas trabaja con el material bruto en la postproducción para crear un resultado final que sea adecuado para el estreno. Suele trabajar en estrecha colaboración con el director para asegurarse de que su trabajo se ajusta a las intenciones del director para la película.

No es una tarea fácil: los aspectos cruciales y «no vistos» de la película, como el ritmo cómico, el ritmo y la tensión, a menudo hacen que una producción pase de ser buena a ser excelente y son el resultado de un montaje nítido y sin fisuras. Esto puede incluir cambiar el orden de las escenas o eliminar algunas por completo.

Los montadores que tienen éxito prestan mucha atención a los detalles, aportan su talento creativo y su pasión por el cine, y tienen paciencia y motivación para experimentar con el montaje.

Técnico de iluminación

En cualquier película, una buena iluminación es crucial para crear la atmósfera adecuada. Un técnico de iluminación aporta al proceso de producción estos conocimientos técnicos, una buena forma física para levantar equipos de iluminación pesados y un talento creativo.

Muchos de los técnicos de iluminación que trabajan en la industria cinematográfica son electricistas de formación, mientras que algunos también tienen una titulación especializada en una materia relevante, como la ingeniería o el diseño de iluminación.

Sea cual sea el camino que elijas, es importante que adquieras experiencia antes de entrar en este puesto, ya sea encontrando un trabajo como técnico, trabajando en proyectos cinematográficos de estudiantes durante tus estudios o haciendo prácticas con un profesional.

Técnico de sonido

El trabajo de un técnico de sonido consiste en manejar el equipo necesario para grabar, mezclar y mejorar el sonido de una película. En este puesto, puedes trabajar en el plató, en contacto con los productores para satisfacer sus necesidades de sonido y supervisar el proceso de grabación, o en la postproducción, integrando el sonido con el contenido visual y creando y modificando los efectos de sonido.

Muchas producciones cinematográficas requieren un equipo de ingenieros de sonido para garantizar un proceso fluido, por lo que tendrás que ser un excelente comunicador y un buen jugador de equipo. También tendrás que ser paciente para trabajar con la meticulosidad y la gestión del tiempo que requiere esta función.

No es necesario tener un título universitario para convertirse en ingeniero de sonido en el cine. Sin embargo, dado que necesitarás un conocimiento profundo de los aspectos técnicos, el equipo y las prácticas relacionadas con esta función, te resultará beneficioso contar con un HND o un título pertinente.

Peluqueros y maquilladores

Los peluqueros y maquilladores se encargan de que los actores de una película tengan un aspecto auténtico, de acuerdo con la época en la que está ambientada la película, la ubicación geográfica y la edad del personaje que interpretan.

Este trabajo requiere un buen ojo para los detalles, así como un amplio y profundo conocimiento de la industria del maquillaje y la peluquería y de su historia.

Como ves, existen numerosas profesiones que puedes desarrollar dentro del mundo del cine. Si esta es tu pasión y quieres formarte como te mereces, en Udeka ponemos a tu disposición los mejores cursos para que consigas tus objetivos. ¿A qué esperas? ¡Deja que te ayudemos!