En este artículo te contamos cuáles son las diferencias entre darse de alta como autónomo, como sociedad colectiva y como sociedad limitada. ¡Sigue leyendo!

¿Cuáles son las diferentes estructuras empresariales?

Tal vez la decisión más importante que tendrás que tomar al principio de la creación de una empresa sea la de elegir una estructura empresarial. Hay varias opciones, cada una con sus propias ventajas y desventajas, así como las implicaciones para cosas como los impuestos y la responsabilidad.

1) Autónomo

Muchos autónomos y otros trabajadores por cuenta propia se registran como empresarios individuales. Empezar de esta forma es bastante fácil, ya que todo lo que hay que hacer es darse de alta en el RETA. A partir de ahí, puedes quedarte con los beneficios que obtengas después de pagar los impuestos y la Seguridad Social.

Sobre el tema de los impuestos, tendrás que llevar un registro de todas las ventas y gastos de tu negocio. Cada año debe rellenar el formulario de autoliquidación y pagar los impuestos y las cotizaciones a la seguridad social que le corresponden. No sólo eres responsable de tus impuestos, sino que también respondes personalmente de cualquier deuda o acción legal que se emprenda contra ti.

Para quién es adecuado

Para aquellos que están empezando y no tienen mucho dinero, registrarse como empresario individual es una buena opción. Esta vía la eligen a menudo los autónomos, como los fotógrafos, los redactores autónomos, los peluqueros independientes y similares.

Propiedades

    Es rápido, fácil y barato de crear y mantener.
    Mantienes el control total de tus decisiones.¡
    Los gastos del negocio, como viajes y equipamiento, son deducibles fiscalmente.
    Tienes flexibilidad porque no necesitas el permiso de los socios o accionistas para operar.

Desventajas

    Asumes toda la responsabilidad de las deudas o problemas legales que surjan.
    Puedes acabar pagando más impuestos si ganas más.
    Algunas empresas grandes no tratan con empresarios individuales.

2) Sociedad colectiva

Como su nombre indica, una sociedad colectiva está formada por dos o más personas (un individuo o una sociedad limitada) que comparten las responsabilidades y los beneficios del negocio. Cada socio se considera autónomo y paga impuestos sobre su parte de los beneficios. Además, cada uno de ellos debe registrarse en el RETA, y el socio designado es responsable de la declaración de impuestos anual.

Las asociaciones son habituales cuando dos personas colaboran estrechamente para crear un negocio. Sin embargo, debe haber un acuerdo sobre cómo se dividirán los beneficios, la propiedad y la responsabilidad. En una sociedad estándar, todos los socios son responsables de las deudas de la empresa, independientemente de quién las haya acumulado.

Para quién

Para quienes desean compartir la gestión y el riesgo de dirigir un negocio, una sociedad es una buena opción. Sin embargo, la confianza es un aspecto esencial a la hora de decidir con quién asociarse. Por ejemplo, muchas parejas eligen esta estructura cuando inician un negocio juntos.

Los profesionales con experiencia compartida suelen formar sociedades porque pueden tomar decisiones juntos y compartir los beneficios. Los médicos, los dentistas y los abogados utilizan a veces esta estructura.

Profesionales

    Al igual que en el caso de un propietario único, el coste de formar y mantener una sociedad es bastante bajo, y es relativamente libre de problemas.
    Los informes financieros son sencillos porque cada socio está clasificado como autónomo.
    Cuando se necesitan fondos para seguir desarrollando el negocio, la responsabilidad es compartida.<

Desventajas

    La responsabilidad por las deudas y los asuntos legales sigue ligada a las finanzas personales de cada socio.
    Cuando se empieza a ganar más, se suelen pagar más impuestos que con otras opciones.
    Puede ser difícil terminar las cosas con varios socios.

3) Sociedad Limitada (SL)

>Una sociedad limitada está constituida y limitada por acciones. Esto significa esencialmente que está registrada en el Registro de Sociedades y, por lo tanto, es una entidad jurídica independiente. Para los propietarios de la empresa, esto significa que no son responsables de las deudas de la empresa más allá del valor de las acciones que poseen.

Este tipo de estructura empresarial requiere al menos un director registrado, así como un accionista. Sin embargo, una persona puede actuar como ambos. El registro de la empresa cuesta dinero y hay que aportar más documentos que con los otros métodos.

Para quién es adecuada

Para los que quieren dar credibilidad a su empresa y a la vez controlar sus riesgos, una SL es una opción sensata. No sólo significa que sus activos personales están protegidos, sino que también significa que puede pedir dinero prestado más fácilmente si lo necesita.

Pros

Con una SL, sus riesgos financieros y legales personales se minimizan.
Los clientes corporativos son más propensos a trabajar con usted.
Si gana grandes cantidades, puede pagar menos impuestos.

Desventajas

        • Es más complicado y caro de montar y mantener.
          Tienes que publicar tus estados financieros para que los vea cualquiera.

En este artículo hemos explicado cuáles son algunas de las estructuras empresariales. Si estás pensando en montar tu propia empresa o pasar a formar parte de una, en Udeka ponemos a tu disposición cursos y másteres en administración y dirección de empresas y finanzas para que puedas aprender todo lo necesario para embarcarte en esa nueva aventura. ¡No esperes más! ¡Déjanos ayudarte!