¿Sabes cuáles son las diferencias entre fiscales y jueces? ¡Te lo contamos en este artículo!

¿Qué es un juez?

Según el Título VI de la Constitución, a los jueces y magistrados les corresponde el ejercicio de la jurisdicción, es decir, juzgar y ejecutar la sentencia.

Los jueces son independientes, inamovibles y sólo están a las leyes, siendo la que regula su trabajo la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Tipos de jueces en España

En España existen 3 categorías de jueces, según lo dispuesto por el artículo 299 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y se accede a ellas de la siguiente manera:

  • Juez: para ser juez es necesario estar licenciado en Derecho y haber pasado unas oposiciones.
  • Magistrado: se accede a través de oposición o por antigüedad, según se dispone en el artículo 311 de la LOPJ.
  • Magistrado del Tribunal Supremo: el Consejo General del Poder Judicial es el organismo encargado de elegir a los magistrados del Tribunal Supremo. Los artículos 343, 344 y 345 de la LOPJ regulan los requisitos para ser nombrado magistrado del Tribunal Supremo:
    • 4 de las 5 plazas de magistrados del Tribunal Supremo están reservadas a jueces con 10 años de servicio y 15 de carrera judicial. Dos de ellas se cubren mediante pruebas selectivas o especializadas. Los otros dos puestos se cubren entre jueces y magistrados bajo criterio escalafonal.
    • El quinto puesto está reservado a juristas de reconocido prestigio que tengan más de 15 años de experiencia profesional y que, a juicio del CGPJ, hayan prestado servicios suficientes.

¿Qué hay que estudiar para ser juez en España?

Los jueces y fiscales en España son licenciados en Derecho y han superado un procedimiento de selección basado en sus méritos y capacidades. Tras el proceso de selección, que es el mismo en ambos casos, tienen que decidir a qué puesto quieren optar. Si optan por ser juez, continuarán formándose en la Escuela Judicial.

¿Qué es un fiscal en España?

Los fiscales en España están sujetos al Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y actúan como únicos del Ministerio Fiscal, el cual tiene dos funciones principales:

  • Promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley.
  • Velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante estos la satisfacción del interés social.

Los fiscales actúan de forma solidaria, coordinada y colegiada. Además, existen una serie de principios rectores del Ministerio Fiscal: unidad de actuación, dependencia jerárquica y sometimiento a la legalidad e imparcialidad en todos los casos.

El documento principal que regula el trabajo de los fiscales en España es el Estatuto del Ministerio Fiscal.

Tipos de fiscales en España

Tal y como se establece en el artículo 34 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, hay 3 categorías de fiscales;

  • Abogados-fiscales: categoría tercera. Es necesario haberse licenciado o graduado en Derecho y superar una oposición libre. La oposición es compartida con los jueces, ya que es a posteriori cuando eligen si quieren convertirse en jueces o fiscales.
  • Fiscales: categoría segunda. Los abogados-fiscales cubren  estas vacantes por orden de antigüedad.
  • Fiscales de la Sala del Tribunal Supremo: categoría primera. Es necesario contar con 20 años de antigüedad de servicio en la carrera y ser fiscal para poder acceder a esta categoría.

Diferencias entre jueces y fiscales: un resumen

Las principales diferencias entre fiscales y jueces se pueden resumir en las siguientes:

  • Las funciones ejercidas por cada uno de ellos
  • La forma en la que actúan y proceden
  • La regulación que rige sus trabajos

 

En este artículo te hemos contado las diferencias entre jueces y fiscales. Si estás pensando en opositar, en Udeka ponemos a tu disposición las mejores academias con los mejores temarios para que consigas tus objetivos de la mano de grandes profesionales. ¿A qué esperas? ¡Deja que te ayudemos!